martes, 6 de octubre de 2009

¿tu eres...?


se me tuvo que notar
el otro dia
en un supermercado que no esta ni cerca de mi casa(descarto vecinos)
que no voy habitualmente(descarto conocidos)
que yo pasaba por alli como despistado y sin llamar mucho la atencion,
y ademas un sitio en el que no tengo amigos;
pues si
se me acerca un tipo(no sabría como definirlo)
y me dice: tu eres alfonso verdad?
y ahí, justo ahí se me tuvo que notar
no tenia ni puta idea de quien era
pero vamos, mi disco duro se movia rapidamente viendo su cara
y ni me sonaba,
ni mas gordo
ni mas flaco
ni rubio
ni con barba...
vamos que tras un par de segundos contesté:
siii...(bajito claro)pero ...quien eres?
y entonces salió el chaval diciendome que me conocia de cuando yo habia trabajado en La Manga

a cuadros, me quede totalmente a cuadros
puede que haga sin exagerar mas de diez años
diez años y yo habria coincidido con el una o dos veces
y claro yo puse mi mejor sonrisa
pero ni por esas
se me notaba a la legua que ni me acordaba de él

y aun sigo pensando que como es posible que se acuerde de mi
tuvo que ser un flash
porque sino, que carajo , no puedes acordarte del nombre de una persona
vamos, que me dijo su nombre y ya tampoco me acuerdo
solo recuerdo la cara de pasmado que se me quedó y que no acierto a quitarme de encima





7 comentarios:

rakel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
rakel dijo...

Joder!pero que buena que se queda la playa SIEMPRE,cuando nos volvemos para casa, eh?

miquelet dijo...

Es increíble la capacidad para recordar caras y nombres que tienen algunas personas. Tenía una profesora en mi instituto que, sin ser yo nadie que destacara por nada en su clase, 10 años después me saludó por la calle y me llamó por mi nombre. Qué envidia, con lo desastre que soy yo en ese aspecto.

Salud.

supersalvajuan dijo...

Eso es de dormir tanto. Tienes que dormir menos.

Laura dijo...

La manga...
¿Desaparecerá finalmente también de nuestra memoria?

Clares dijo...

Pues yo he llegado a la conclusión de que lo mejor en esos casos es decir la verdad y sólo la verdad, porque la memoria es como es, y nadie es culpable de no acordarse de una de las miles de personas que pueden pasar por tu vida en diferentes planos de relación. Imagínate una profesora con treinta y cuatro años de servicio. La verdad, es lo mejor.

Eme dijo...

Es que hay gente que tiene mucha memoria.